Último Minuto
PausaR, un momento con sentido - Lunes, 11 Septiembre 2017 09:47
Capacitación en Duelo - FECHA POSTERGADA - Domingo, 29 Noviembre -0001 19:17
Antropología Filosófica 2017: TAREA 1 + ... - Domingo, 29 Noviembre -0001 19:17
Participa de la HACKATON Arica Smart City - Martes, 29 Agosto 2017 11:08
El Museo de la Memoria y la UTA buscan ... - Viernes, 25 Agosto 2017 10:24
Capacitación en Duelo - CERTIFICADO - Domingo, 29 Noviembre -0001 19:17
Convocatoria de películas del Festival ... - Miércoles, 23 Agosto 2017 05:19
Se buscan practicantes, Ing. Comercial, ... - Miércoles, 23 Agosto 2017 18:48
Atención Salas de Estudio (apoyo en ... - Martes, 22 Agosto 2017 00:00

 

 Estudiantes,

Con los primeros meses de estudio se darán cuenta que parece fácil, pero a veces por llevar malos apuntes se obtienen pésimos resultados. Aquí 12 consejos para mejorar tus apuntes de clase.

  1. Usar hojas sueltas. Lo típico es conseguir un cuaderno de hojas espiraladas, pero lo mejor para estudiar es poder desprender hojas del apunte entero. Por eso es una gran ventaja disponer de hojas sueltas. De todos modos esto es más bien una cuestión de gustos.
  2. Numerar las hojas. Si usamos hojas sueltas es para que, en caso de que se mezclen, se puedan reordenar con facilidad.
  3. Información administrativa en la primer hoja. Todos los datos del curso, horario, temario, datos de contacto con la cátedra, se anotan en la primer hoja y los temas propios de la materia arrancan en la hoja siguiente
  4. Escribir con las palabras de uno. Las notas son para que uno las entienda, si se anota algo que se escucha de forma literal pero no se entiende, no tiene sentido alguno.
  5. Prolijidad. No como si fuera a entregarse el apunte, pero hay que tener un mínimo de respeto por uno mismo, que luego deberá estudiar desde allí. Usar una regla para subrayar, evitar los tachones y los agujeros en las hojas es una buena manera de llevar una carpeta prolija.
  6. Poner la fecha al principio de cada clase. Porque en algún momento quizás necesites recordar en qué clase se dio un determinado tema. No alcanza con poner sólo el día y el mes, hay que poner el día de la semana y también el año. Uno nunca sabe cuándo puede llegar a necesitar esa información y agregarla no cuesta nada.
  7. Poner quién da la clase. En la universidad no siempre el docente titular da la clase, en muchos casos hay ayudantes que son alumnos avanzados quienes toman el control de la clase. Es evidente que existe una diferencia de nivel entre un docente y un ayudante. También puede existir entre distintos docentes. Por eso, es mejor dejar en claro quién da la clase, para saber qué grado de confiabilidad tienen los apuntes que se toman. Si en medio de la clase otra persona empieza a explicar, debe quedar anotado en los apuntes para identificar quién dio cada tema.
  8. Usar al menos dos colores. Si se toman apuntes en un solo color de tinta no hay forma de resaltar algún concepto. Con dos colores es visualmente más fácil. Recomiendo usar negro para el texto común y rojo para destacar aspectos.
  9. Usar símbolos. Así como los libros tienen sus representaciones para destacar conceptos, consejos, agregar información ó bibliografía, también es posible aplicar esto a los apuntes. No hace falta nada sofisticado. Un símbolo de admiración puede ser el símbolo de algo importante. Unas líneas sinuosas pueden significar algún concepto que parece fácil pero genera confusión. Cualesquieran sean los símbolos, se pueden estandarizar para las carpetas de todas las asignaturas.
  10. Destacar lo que puede aparecer en el examen. Los profesores suelen dar tips para los exámenes mientras dictan la clase. Cuando dice por ejemplo “esta pregunta es típica de parcial” entonces hay que anotarla y destacarla de alguna forma diferente en el apunte. Se puede usar algún símbolo como en el punto anterior. Antes de preparar el examen, se hará un repaso por los apuntes recopilando todos esos tips que se hayan anotado.
  11. Separar los apuntes por temas y unidades. No sirve anotar todo junto, un tema atrás del otro. Cuando se empieza una unidad o un tema que tiene su peso en el programa de la materia, entonces conviene empezar en una hoja nueva. Será mucho más cómodo después para repasar por unidades.
  12. Nunca prestar los apuntes personales. Copiar en el momento sí, sacar fotocopias, sí; pero prestar los apuntes para que se los lleven y después te los traigan, nunca. Ni siquiera una hoja. Esto ya lo deberían saber de la primaria, pero hay gente que no lo aprendió.

fuente: mentesliberadas.com.ar

Publicado en U. de Tarapacá (UTA)

Ingresar a Derecho

Miércoles, 05 Febrero 2014 01:00

 

Estudiantes,

En el estudio del derecho como disciplina científica, el estudiante debe manifestar cierto interés por las Ciencias Sociales y mas precisamente por la aplicación pormenorizada de las mismas al estudio del Derecho.

 

Se encontrarán temáticas como la concepción política del Derecho, los aportes de la filosofía al estudio de las leyes, modos de cultura y sociedad permeables a las leyes, y tensiones políticas determinadas. Se trata precisamente de eso, de la aplicación de las herramientas de las Ciencias Sociales al estudio de las leyes, o el derecho, y de la comprensión de las manifestaciones jurídicas de diferentes tipos de sociedades.

 

Como preparación previa para ingresar a Derecho, uno puede remitirse a las lecturas de los clásicos del pensamiento social occidental, que son abordados en la mayoría de las Universidades del mundo. Desde los fundadores de la sociología a partir del siglo XIX, hasta las diferentes concepciones acerca del Estado inauguradas en la antigua Grecia y cuyo desarrollo se remite a nuestros días.

 

fuente: utilidad.com

 

Publicado en Derecho :: Arica

 

Estudiar, compartir piso y salir con los amigos son algunas de las cosas que debemos organizar bien para optimizar nuestro tiempo de estudio. Poniendo en práctica algunos trucos para ser organizado en la universidad, obtendremos el máximo rendimiento a nuestros estudios sin renunciar a nuestros placeres y demás obligaciones cotidianas.

Consejos y trucos
Para llevar a cabo los trucos para ser organizado en la universidad, tendremos que reflexionar despacio sobre los objetivos que queremos alcanzar y visualizarlos paso a paso. Buscaremos un lugar tranquilo donde ordenar nuestras ideas. Posteriormente, nos pondremos manos a la obra.

Organizaremos nuestro espacio físico para que nuestra mente esté despejada y así rendir lo máximo posible en nuestros estudios. Empezaremos por organizar nuestra habitación y nuestro escritorio, eliminando lo que ya no es útil. Sería recomendable etiquetar las estanterías, carpetas, archivadores por asignatura y por curso. Debemos poner cada cosa en su sitio e intentar mantener este orden cada vez que las usemos. De esta manera, cuando necesitemos algo podremos encontrarlo en su lugar.

El tiempo también es un factor fundamental a la hora de poner en práctica los trucos para ser organizado. Planearemos lo que vamos a hacer en el día escribiendo una lista de tareas. Esta lista la llevaremos con nosotros a todas partes, y cada vez que finalicemos una tarea de la lista, la tacharemos y pasaremos a la siguiente. Podemos utilizar una agenda, ya sea de papel o electrónica, para apuntar fechas importantes, exámenes, reuniones, citas y otros eventos.

 

Para no olvidar las tareas, podemos poner alertas en nuestra agenda electrónica para que nos avise el día anterior. Si disponemos de ordenador, hoy en día existen multitud de programas gratuitos para organizar tareas que nos mandan un mensaje a nuestra dirección de correo electrónico.

Controlar nuestra economía es otro de los trucos para ser organizado en la Universidad. Si malgastamos nuestro dinero, no podremos hacer frente a los gastos que tendremos. Para ello debemos realizar un presupuesto semanal o mensual y ajustarnos a él sin ninguna excusa ni pretexto. No nos debemos dejar llevar por los amigos o por los impulsos consumistas.

 

fuente: utilidad.com

Publicado en La Previa

 

Comunidad,


Continuamos con la 2da parte de los consejos comenzados el día viernes.


APROPIARSE DE TODA OFERTA DE AYUDA EXTRA.

La oferta de apoyo extra difiere según la Universidad. Por lo general, toda cátedra contempla horas de tutoría y algunas facultades incorporan también un tutor permanente. Se ha convertido en costumbre entre los profesores proporcionar un correo electrónico a donde dirigir consultas fuera de clase. Centros estudiantiles y asociaciones también son buenos asistentes a los cuales recurrir. 

HABITOS Y TECNICAS.

Generar hábito de estudio y, para ello, crear un clima adecuado de acuerdo a las necesidades y limitaciones personales. La Universidad no tutela igual que la escuela secundaria. Es menos paternalista y deja más espacio al desarro llo personal. Para cumplir con esa exigencia de autonomía, es aconsejable generar un estilo de asimilación basado en la relación de contenidos. Lograrlo es fácil si se practican algunas técnicas de estudio, siempre vinculadas al programa, advierten. 


DOMINAR LA LECTURA Y ESCRITURA ACADEMICAS.

Los universitarios son alumnos lectores. Reponer la centralidad de la lectura y la escritura, actividades que copan el 100% de la carrera, es clave para afrontar con éxito la educación superior. 

"SER" UNIVERSITARIO.

Como toda experiencia, la Universidad tiene que ver con un proyecto personal. Un plan en el que "uno se va armando" y para cuya construcción hay que abrir la mente no sólo a las materias. Los especialistas destacan que las manifestaciones artísticas y culturales contribuyen a forjar el pensamiento crítico. 



PRIORIZAR LA CARRERA.

Divertimento y trabajo no son obstáculos para el estudio. Muchas veces, lo laboral aporta a la formación y enseña a ser disciplinado, y el ocio agrega cultura y despeja. No obstante, esas actividades siempre deben ser compatibles con el programa universitario, que es la prioridad. 


MEDIR LAS CAPACIDADES.

Ir hasta donde se pueda. Regular la cantidad de materias a cursar y no abarcar demasiado. Dilatar un poco la carrera no define el mañana profesional de nadie. Es preferible hacer menos y bien. 

NO DESISTIR.

Sin alumnos, la Universidad no existe. Es importante tomar conciencia de que uno está para continuar y no para salir. Las responsabilidades a menudo son compartidas y reprobar una materia no determina el futuro. No negar las deficiencias, pero sí saber que se puede.


fuente: el clarin

Publicado en La Previa

Empezar la U con el pie derecho (parte I)

Viernes, 07 Febrero 2014 11:31

 

Estudiantes, sobre todo quienes comienzan este año la aventura universitara:

Exito o fracaso. Unos pasos atrás, la enseñanza media. Unas escaleras más, pero mucho más arriba, la Universidad. Del liceo a la universidad, abundan los miedos, y los mitos, sobre las dificultades para superar sin drama el primer año de vida universitaria. Y es que las cifras de bochazos y deserción son, a menudo, alarmantes. Entre tanto pánico, una realidad: salir airoso es bastante más sencillo de lo que se piensa. 

Estas son las recomendaciones de tres especialistas en educación (Edith Litwin, profesora titular de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA; Silvia Finocchio, investigadora principal de FLACSO, y Marta Tessari, presidenta de la Fundación para el Estudio y la Investigación del Aprendizaje) y de una recién egresada (Belén Irizabal, licenciada en Educación), consultadas por Clarín, Argentina.


MEDITAR LA ELECCIÓN.

Saber elegir una carrera es fundamental. Desde la enseñanza media, se fomenta la madurez vocacional del adolescente para que la motivación no sea un faltante en sus años universitarios. Algunas universidades cuentan también con departamentos de orientación que ofrecen asesoramiento. En la práctica, consultar con jóvenes profesionales y estudiantes avanzados garantiza una fotografía actual de la carrera. Además, informarse sobre las múltiples salidas laborales ayuda a decidirse. Y si se yerra, nada impide cambiar. 

PLANIFICARSE.

La gestión del tiempo es hoy una materia fundamental en muchos MBA. Para los universitarios noveles, una clave esencial para afrontar las mayores exigencias de la educación superior. Los especialistas aconsejan prever una buena organización de las horas destinadas a la facultad y armar un estricto cronograma de estudio en función de las demandas de cada materia. Una agenda sirve para registrar las actividades diarias y tener una visión global del año. 

APOYARSE EN LOS DEMAS.

Familia, profesores de la secundaria, estudiantes avanzados de la carrera e, incluso, compañeros responsables y disciplinados brindan un buen sostén para encarar dificultades de comprensión y de gestión del tiempo. Cuando esas opciones no son suficientes, tutores universitarios y profesores de apoyo fuera de la curricula ayudan a apuntalar saberes. En ocasiones, una sola sesión es suficiente para comprender varias clases de la facultad. 

TRABAJAR EN GRUPO.

Cuando los déficit están presentes, mejor combatirlos juntos. Aconsejan armar un grupo de estudio, donde las relaciones pasen por el saber y la confianza. Aunque hay quien prefiere trabajar solo, hacerlo en equipo clarifica las ideas. Además, responsabiliza. Lo ideal es hacer una primera lectura personal y luego socializarla para discutirla y plantear dudas. 


fuente: el clarin 



Publicado en La Previa

10 imperdibles películas psicológicas

Jueves, 31 Julio 2014 00:00

Comunidad,

hace un par de semanas, rinconpsicología entregó en una de sus publicaciones un listado de 10 películas con tramas psicológicas que deberíamos ver...ahora, nosotros, pasamos a republicar la entrada y aprovechar estas vacaciones invernales para ponernos al día con las que nos faltan ver.

 

 

 

1. Instinto (1999) Con Anthony Hopkins y Cuba Gooding, Jr. compartiendo papeles protagónicos, no podía sino generar grandes expectativas y lo cierto es que este filme ha sabido cumplirlas con creces. Cuba Gooding, Jr. es un joven y prometedor psiquiatra que intenta profundizar en los secretos de la mente de un antropólogo que ha sido acusado de matar y herir a unos supuestos guardaparques. Sin embargo, lo que podía ser un examen de rutina en una cárcel, se convierte en un viaje hacia lo más oscuro de la sociedad, donde se cuestionan nuestras ansias de poder y control. Un filme que no deja indiferente, sobre todo por las preguntas que genera.
 
2. Una mente maravillosa (2001) Le antecedía la novela homónima de Sylvia Nasar, que había sido nominada al Premio Pulitzer, y en esta ocasión el filme no fue menos. De hecho, ganó el Óscar a la Mejor película y se llevó otras tres estatuillas. Russell Crowe interpreta a John Forbes Nash, el Premio Nobel de Economía aquejado de esquizofrenia. La película es un apasionante viaje hacia los misterios de esta enfermedad, nos deja entrever las etapas más oscuras pero también es una oda a la esperanza ya que al final intenta despojar a la esquizofrenia del halo negativo con el que nuestra sociedad la ha recubierto.
 
3. K-Pax (2001) Hay filmes que no me canso de ver y este es uno de ellos, quizás porque todos los que hemos estado tan cerca de la enfermedad mental nos hemos preguntado en más de una ocasión quién tiene la "realidad" en la mano. Precisamente, ese es el tema de la película: Kevin Spacey, que interpreta a un paciente aparentemente aquejado de algún tipo de psicosis, afirma que viene de otro planeta y que en algún momento abandonará la Tierra. Jeff Bridges, el psiquiatra, intenta que tome contacto con la realidad pero mientras lo trata, dentro del hospital psiquiátrico, sus convicciones comienzan a tambalearse.
 
4. Alguien voló sobre el nido del cuco (1975) Con Jack Nicholson en el rol protagónico, respaldado por un excelente Danny DeVito y una impecable Louise Fletcher, no es extraño que esta película se haya convertido en la segunda en obtener los cinco premios principales de la Academia. Su ritmo es un poco lento al principio pero después nos atrapa con un crescendo de emociones. Casi todo el filme se desarrolla en un hospital psiquiátrico, en el cual tienen a Jack Nicholson para evaluar si sufre realmente una enfermedad mental o lo está fingiendo, puesto que ha sido acusado de violación. Con esta historia, simpática y desgarradora al mismo tiempo, nos vamos sumergiendo en los conflictos propios de una institución psiquiátrica. ¿Era Jack Nicholson un espíritu libre que sucumbió a la presión de reglas inflexibles o realmente padecía un trastorno psiquiátrico?
 
5. El cisne negro (2010) Protagonizada por Natalie Portman (que ganó el Oscar por su actuación), Mila Kunis y Vincent Cassel, se trata de uno de esos filmes que odias o amas, no hay términos medios, como en todas las películas de Darren Aronofsky. Extenuada por la presión de su carrera como bailarina y por la competencia de Mila Kunis, Natalie Portman comienza a ver como sus fuerzas físicas y mentales van mermando mientras su lado más oscuro comienza a emerger hasta que sufre un verdadero brote psicótico.
 
6. El experimento (2001) Esta película alemana está basada en el famoso experimento de la cárcel que realizó Zimbardo a principios de los años ’70. Se trata de un filme genial donde se puede apreciar con absoluta precisión los cambios que van ocurriendo en el interior de las personas: los encarcelados y los guardianes. La relación que se establece entre unos y otros nos incita a reflexionar sobre los roles sociales, las normas y la propia naturaleza del ser humano. 
 
7. El indomable Will Hunting (1997) Este filme llega con una presentación inmejorable: 9 nominaciones a los Oscar y, por si eso no fuera suficiente, entre sus protagonistas encontramos a Matt Damon, Ben Affleck y Robin Williams. Matt Damon es un joven brillante pero de clase baja que desperdicia su talento trabajando como conserje en una universidad. Un día resuelve un complejo problema matemático y un profesor de la escuela lo toma bajo su tutela. Sin embargo, cuando el joven se enfrenta a la posibilidad de ir a la cárcel, prácticamente le obligan a acudir a Robin Williams, un psiquiatra muy peculiar que logra encontrar la mejor manera para llegar hasta el joven y ayudarlo a resolver sus conflictos. Lo curioso es que el psiquiatra tampoco está libre de fantasmas y en esa relación terapéutica tan inusual, estos comienzan a salir.
 
8. Inocencia interrumpida (1999) Esta película tiene un buen reparto de estrellas, entre las que se encuentran Winona Ryder, Whoopi Goldberg, Brittany Murphy y Angelina Jolie, que consiguió un Oscar a la mejor actriz de reparto. En el filme se pueden apreciar diversos trastornos psiquiátricos, desde la sociopatía hasta la bulimia, sin olvidar la depresión severa y el trastorno borderline de personalidad. No obstante, lo más interesante es que el filme se basó en las memorias de Susanna Kaysen, que fue paciente en un hospital psiquiátrico en la década del ’60, que es justamente la época en la cual trascurre el filme.
 
9. Shutter Island (2010) Dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por Leonardo DiCaprio, es una de esas películas que odias o amas pero para saberlo, tendrás que llegar hasta el final. En el filme Leonardo DiCaprio llega a una isla donde se encuentra un centro psiquiátrico para investigar un supuesto asesinato pero en la misma medida en que la trama avanza, todo se complica y los recuerdos del pasado acuden a la mente del policía para recordarle un asesinato que él mismo cometió. Sin embargo, DiCaprio se niega a aceptar su cuota de responsabilidad y aparta constantemente lo que considera que son tan solo sueños perturbadores. En cierto punto, la película se vuelve predecible pero no la abandonéis porque la última escena hace que todo el tiempo invertido en ella valga la pena.
 
10. El silencio de los corderos (1991) No me gustan las tramas violentas pero si voy a hablar de las películas psicológicas y olvido este título corro serio riesgo de linchamiento. De hecho, yo misma sucumbí ante el atractivo que ejercían sus actores principales: Jodie Foster y Anthony Hopkins, este último es un inteligente psiquiatra que ahora está encarcelado, al cual Jodie Foster recurre pidiéndole ayuda para atrapar a un asesino en serie. Quizás está de más puntualizar que ha sido la tercera película en alcanzar los cinco premios principales de la Academia por lo que siempre vale la pena dedicarle unas horas.
 
vía: rinconpsicologia
Publicado en Psicología :: Arica

Comunidad,

Cada vez falta menos para el ingreso a la vida universitaria (al menos formalmente en marzo) y es importante considerar ciertos puntos.

 

Quienes acaban de salir de la enseñanza media e ingresan a la superior, se enfrentan a un panorama muy distinto al que están acostumbrados.

“Para muchos de ellos se trata de un cambio importante, ya que se requiere que asuman responsabilidades que no pueden endosar a nadie”, planteó el director de la Escuela Psicología de la Universidad de Talca, Ricardo Rey, haciendo alusión a la mayor autonomía y libertad de esta etapa.

1. No desbandarse: Como primer consejo, Rey llamó a los jóvenes a no “desbandarse” con la libertad y asumir que esta que la flexibilidad del colegio ya no existe. “Deben cumplir tanto en términos de asistencia como de notas y no confiarse con que a última hora pueden ‘salvar’ sus ramos”, enfatizó.

2. Administrar el tiempo: “Lo primero es estructurar el uso del tiempo, estableciendo un momento para cada cosa, por ejemplo, que de lunes a viernes se hagan un horario de 8 de la mañana a seis de la tarde para el desarrollo de las actividades académicas a que deben asistir y programen también un espacio, dentro del tiempo libre, para ir a estudiar a la biblioteca materias relacionadas con las clases que les tocará al día siguiente”, señaló.

“Si no tienen el hábito las primera veces que hagan esto le va a costar concentrarse pero lo importante es que no se rindan, porque si lo hacen así desde las primeras semanas y son constantes, probablemente no tendrían mayores dificultades y les iría bastante bien”, añadió el profesional.

3. Asumir una nueva actitud: El experto recomendó a su vez, asumir una actitud más propia de la nueva etapa. “Se espera que en la universidad el alumno sea bastante más participativo en clases de lo que fue en el liceo”, comentó.

4. Diviértete: “Esto no es como que entran a un convento y nunca más van a ir a una fiesta. La idea es que aprendan a organizar su tiempo para que puedan cumplir con todo”, indicó Rey.

5. Si vives solo: En el caso de aquellos que estudian en otra ciudad y deben vivir solos, lo que significa una presión adicional, el director de la Escuela Psicología de la Universidad de Talca también entregó consejos.

“Lo ideal es que temas cotidianos como dónde y cuándo lavar la ropa sucia o ir a comer traten de resolverlos durante las primeras semanas, para que así no les quite mucho tiempo que podrían dedicar al estudio. Eso también lo pueden dejar estipulado cuando armen su horario semanal”, puntualizó.

 

fuente: bio.bio

Publicado en La Previa

Comunidad,

El día de ayer publicamos los impedimentos que están a la base de muchos obstaculos a la hora de alcanzar nuestros objetos de estudio.

Hoy a modo de complemento dejamos el mapa conceptual que resume lo ya publicado para que puedan descargar desde los adjuntos al finalizar la presente publicación (que de hecho es la imagen central).

 

mapa: examtime

Publicado en La Previa

 

Todos tenemos unos objetivos de estudio al comienzo de cada curso académico; ya sea aprender lo máximo posible, aprobar los exámenes o sacar una determinada nota de corte. Sin embargo, en muchas ocasionessomos nosotros nuestro propio enemigo y el de nuestros objetivos de estudio.

Existen una serie de pensamientos negativos que impiden a los estudiantes sacar el máximo provecho a su capacidad de aprendizaje y mostrar su mejor versión. Estos pensamientos nos condenan al fracaso a menudo y, lo peor de todo, es posible que ni nos demos cuenta de qué ha fallado. Pero tranquilo, hoy te ofrecemos algunos consejos para superar estos pensamientos y alcanzar tus metas.

 

“Mi compañero saca mejores notas que yo sin apenas esforzarse”

Las malditas comparaciones. Algunos estudiantes necesitan más tiempo que otros para realizar la misma actividad. Siempre habrá alguien más listo, más guapo, más alto, y con más suerte, más popular… Cuanto antes asumamos este hecho, antes podremos superarlo y centrarnos en quién somos para alcanzar la mejor versión de nosotros mismos.

Una vez que dejes las comparaciones a un lado, serás libre para maximizar tu potencial de aprendizaje.

“Es muy difícil…”

Este pensamiento es muy típico cuando nos enfrentamos a una asignatura nueva de la que no tenemos ni idea. Además, nuestros compañeros ya nos lo habrán advertido: “Es muy difícil”.

Esto prejuicios hacen que antes de empezar ya seamos reacios a asimilar el nuevo temario, ya que “no lo vamos a entender de todas formas”.

En cambio, si empezamos a estudiar sin pensamientos negativos, estaremos más dispuestos a abrir nuestra mente y a hacer un esfuerzo para comprender la materia. El que a nuestros compañeros les resulte difícil no significa que lo sea para nosotros.

Sería recomendable, por tanto, mantenerse un poco al margen de las opiniones que tienen nuestros compañeros de clase acerca de la dificultad de una materia. Como sucede con las películas, es mejor descubrir el desenlace por uno mismo.

“No depende de mi”

Otro clásico. Ya has repasado todo lo que entra en el examen pero, “¿Para qué seguir estudiando?” Piensas que el éxito en los estudios no depende de ti sino de factores externos cómo la suerte o el profesor.

Tanto en los exámenes como en la vida, la suerte es para quién la busca. Siempre existirán factores externos fuera de nuestro control pero tu meta siempre debe ser estar preparado para lo que pueda venir. Cada minuto de estudio cuenta. No dejes que tu destino dependa de un golpe de suerte.

 

“Estoy perdiendo mi tiempo”

Es difícil concentrarte cuando piensas que lo que haces no vale para nada. Tienes unos objetivos de estudio pero los ves muy lejanos; casi imposibles. ¿Te suena?

Si tu mente está inundada de pensamientos como éste, quizás sea una buena idea replantearte tus objetivos de estudio o las técnicas de estudio que utilizas. Plantéate metas de estudio a corto, medio y largo plazo y haz un seguimiento de tu progreso. Esto te ayudará a identificar tus triunfos y mantenerte motivado.

Conclusión

Éstos son algunos de los pensamientos negativos más comunes que inundan la mente de muchos estudiantes pero hay muchos otros. Sin embargo, sea cuál sea el que cruza tu mente, la solución para evitarlos y mantener la motivación alta suele ser evitar las comparaciones, confiar en uno mismo y fijarse metas y plazos para cumplir nuestros objetivos de estudio. En este sentido, utilizar uncalendario de estudio puede ser una gran idea.

 

fuente: examtime

Publicado en La Previa

Los efectos del tabaco

Miércoles, 15 Enero 2014 08:38

 

La Sociedad del Cáncer de Finlandia ha creado una impactante aplicación para concienciar a los fumadores de los efectos que tiene el tabaco sobre sus cuerpos. «Tobacco Body» anima al usuario a comprobar cómo los cigarrillos cambian a una persona mediante una acción tan sencilla como desplazar el ratón y observar, de forma muy gráfica, los cambios corporales.



 

Usuarios Online

  • No one available at the moment.