Último Minuto
FIN DEL PLAZO --> Ampliación postulación ... - Martes, 21 Noviembre 2017 15:34
Postula al Programa Institucional de ... - Miércoles, 22 Noviembre 2017 15:26
​Seminario en liderazgo y Comunicación ... - Viernes, 10 Noviembre 2017 11:19
Psicología UTA: Información ... - Jueves, 09 Noviembre 2017 11:57
V Feria Laboral - Jueves, 09 Noviembre 2017 11:29
YVES SIOUI - Artista Indígena Canadiense ... - Domingo, 05 Noviembre 2017 17:48
Conversatorio candidatos Parlamentarios ... - Martes, 24 Octubre 2017 13:48
Ps. Aprendizaje: Entrega Notas II Control - Lunes, 23 Octubre 2017 16:12
Postulación: Prácticas profesionales - Martes, 17 Octubre 2017 13:52
Proceso de eliminación de asignaturas, ... - Lunes, 16 Octubre 2017 10:23

Cuento: Del rigor en la ciencia

Viernes, 07 Febrero 2014 12:06

Jorge Luis Borges nunca fue sencillo para sus relatos, aquí les dejo uno relatado por el mismo.

Del rigor en la ciencia

Jorge Luis Borges

En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el Mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el Mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, estos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el Tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y los Inviernos. En los Desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.

Suárez Miranda: Viajes de varones prudentes,
libro cuarto, cap. XLV, Lérida, 1658.

De: El hacedor (1960)

 

Publicado en Varios

Cuento: El emperador de la China

Viernes, 31 Enero 2014 12:11

 

¿Qué tipo de líder quieres ser?

El cuento del viernes:

El emperador de la China

Cuento de Marco Denevi

Cuando el emperador Wu Ti murió en su vasto lecho, en lo más profundo del palacio imperial, nadie se dio cuenta. Todos estaban demasiado ocupados en obedecer sus órdenes. El único que lo supo fue Wang Mang, el primer ministro, hombre ambicioso que aspiraba al trono. No dijo nada y ocultó el cadáver.

Transcurrió un año de increíble prosperidad para el imperio. Hasta que, por fin, Wang Mang mostró al pueblo el esqueleto pelado, del difunto emperador.
—¿Veis? —dijo—. Durante un año un muerto se sentó en el trono. Y quien realmente gobernó fui yo. Merezco ser el emperador.

El pueblo, complacido, lo sentó en el trono y luego lo mató, para que fuese tan perfecto como su predecesor y la prosperidad del imperio continuase.

Publicado en Varios

Cuento: El asno perdido

Viernes, 24 Enero 2014 12:08

 

Nasrudín es un personaje clásico de los cuentos sufi. A veces es un loco, a veces un estúpido, a veces un sabio: Muchas veces es una mezcla entre los tres que es difícil de apreciar.

El cuento:

El asno perdido

Cuento de la tradición sufí.

—¡Oh, aldeanos! —gritaba Nasrudín mientras corría por las calles de su pueblo—. ¡He perdido mi asno! ¡Se lo daré a aquel que lo recupere!
—Tienes que estar loco para hacer eso —le dijeron algunos de los que presenciaban el extraño suceso.
—De ninguna manera —les contestó el mullah—. Deben saber que el placer de encontrar algo que perdimos es mayor que el de poseerlo.

Publicado en Varios

Cuento: Peligrosa inteligencia

Viernes, 17 Enero 2014 11:55

 

La inteligencia es una de las cualidades más valoradas por nuestra sociedad actual. En realidad, cierto tipo de inteligencia.

Una persona puede ser un discapacitado emocional o un discapacitado ético y pasará desapercibido, mientras que un discapacitado intelectual será apartado como si sufriera de una peste contagiosa.

Un cuento para reflexionar:

Peligrosa Inteligencia

Cuento de la tradición sufí.

Un beduino, que avanzaba sentado sobre un camello cargado con dos grandes bolsas, se encontró a un hombre y prosiguió el viaje con él. El hombre le preguntó:
—¿Qué lleva tu camello?
—En un lado, una bolsa llena de maíz y, en el otro lado, una llena de arena —contestó el beduino.
—¿Por qué?
—Para equilibrar mejor la carga.
—Sería mejor repartir el maíz entre las dos bolsas —observó el hombre—. De ese modo, la carga pesará menos.

Al beduino le sorprendió la inteligencia de aquel consejo.
-—¡Tienes toda la razón del mundo! Tu pensamiento es muy sutil.

Mientras seguían viaje, el camellero le preguntó, intrigado:
—¿Quién eres? Un hombre tan inteligente como tú tiene que ser... ¿sultán, visir?
— No, no soy nada.
— Pero ¿eres rico?
—No. Mira mis ropas.
— ¿Qué clase de comercio realizas? ¿Dónde está tu casa, tu tienda?
— No tengo ni tienda ni casa.
— ¿Y tus camellos? ¿Y tus cabras?
— No los tengo.
—Pero entonces, con una inteligencia como la tuya, ¿Qué tienes?
— No tengo nada de nada, ya te lo he dicho, no tengo ni un trozo de pan para comer. Mi ropa son estos andrajos.
—¡Baja de mi camello! —gritó el beduino—. ¡Aléjate! ¡Llévate lejos de mí tu peligrosa inteligencia, porque mi idiotez es muchísimo más útil!

Publicado en Varios

Cuento: Un ciego

Domingo, 05 Enero 2014 01:00

 

El cuento del viernes se perdió con tanta fiesta de fin de año, disculpen, aquí llegó un día atrasado:

Un Ciego Con Luz

Cuento de origen desconocido.

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.

La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo.

El amigo lo mira y de pronto lo reconoce... Se da cuenta de que es Guido, el ciego del pueblo.

Entonces, le dice: - ¡Guido, si tú no ves! ¿Qué haces con una lámpara en la mano?

Entonces, el ciego le responde: - Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. ¡La Luz! La luz la llevo para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí

Publicado en Varios

Cuento: Condenar

Viernes, 27 Diciembre 2013 12:55

¿Hacia donde van dirigidos nuestros esfuerzos? El cuento del viernes:

 

Rezo desperdiciado

Cuento de Osho.

Un seguidor de Hazrat Mohammed fue con él a la mezquita para las oraciones de madrugada. Era verano y, de regreso, vio que mucha gente todavía permanecía en sus casas. El hombre le dijo a Hazrat con mucha arrogancia:
- ¿Qué les pasará a estos pecadores? No han acudido a los rezos matutinos.

Mohammed se detuvo y le contestó:
- Vete a tu casa. Debo regresar a la mezquita.
- ¿Por qué? - preguntó el hombre
- Mi oración matutina se ha desperdiciado por tu culpa -repuso el maestro-. Tengo que rezar de nuevo. Y en cuanto a ti, acuérdate de no venir más. Tus rezos sólo han conseguido darte un pretexto para condenar a los demás.

Publicado en Varios

El diente de león

Viernes, 20 Diciembre 2013 12:32

 

¿Cuánto se trata de cambiar lo que me rodea y cuándo de adaptarme a ello?

El cuento del viernes:

El diente de león

 

Un hombre que se sentía orgullosísimo del césped de su jardín se encontró un buen día con que, en dicho césped, crecía una gran cantidad de "dientes de león". Y aunque trató de librarse de ellos por todos los medios, no pudo impedir que se convirtieran en una auténtica plaga.

Al fin, escribió al Ministerio de Agricultura, refiriendo todos los intentos que había hecho. Y concluía la carta preguntando:"¿Qué puedo hacer?".

Al poco tiempo, le llegó la respuesta:
— Le sugerimos que aprenda a amarlos.

 

Publicado en Varios

Cuento: La llegada

Viernes, 13 Diciembre 2013 10:46

 

Y para esta semana de llegadas, un cuento acorde:

 

La llegada

Eduardo Galeano del libro Las palabras andantes

El hijo de Pilar y Daniel Weinberg fue bautizado en la costanera. Y en el bautismo le enseñaron lo sagrado.

Recibió una caracola:

-Para que aprendas a amar el agua

Abrieron la jaula de un pájaro preso:

-Para que aprendas a amar el aire

Le dieron una flor al malvón.

-Para que aprendas a amar la tierra.

Y también le dieron una botellita cerrada:

-No la abras, nunca. Para que aprendas a amar el misterio.

Publicado en Varios

Cuento: Hablar y escuchar

Jueves, 27 Febrero 2014 01:00

 

Y para hoy solo un cuento sencillo sobre el hablar y el escuchar:

 

Hablar y escuchar

de “La oración de la rana”, de Anthony de Mello

Un anciano solía permanecer inmóvil durante horas en la iglesia. Un día, un sacerdote le preguntó de qué le hablaba Dios.
— Dios no habla. Sólo escucha — fue la respuesta.
— Bien… ¿y de qué le habla usted a Dios?
— Yo tampoco hablo. Sólo escucho.

Publicado en La Previa

Cuento: El agua del Ganges

Jueves, 27 Febrero 2014 01:00

Para hoy, simplemente un cuento de Alejandro Jodorowsky:

 

El agua de Ganges

 

-Maestro – dijo un discípulo-, enseñas que Dios está en el interior de cada uno de nosotros, pero ¿cómo puede la divinidad, tan vasta como es, caber dentro de nosotros?

-Ve hasta Ganges y tráeme un litro de agua- le respondió el maestro al discípulo.

Cuando éste hubo traído el agua, el maestro quedó asombrado:

-¡Pero si ésta no es el agua de Ganges!…

-¡Por supuesto que sí, la he sacado yo mismo del río!-exclamó el discípulo.

-¿Pero donde están las tortugas, los peces, las gentes que en él se bañan, las embarcaciones, los cadáveres que arrastra y los monjes que hacen sus abluciones en él? Yo no veo nada de todo esto en ella. ¡No puede tratarse del agua en cuestión! ¡Corre a arrojarla al Ganges!

Cuando el discípulo regresó, el maestro le dijo:

-Ahora tu litro de agua, mezclado con el agua del río contiene tortugas, peces y todo cuanto le faltaba antes. Ésa sí que es el agua del Ganges.

 

Publicado en La Previa

Usuarios Online

  • No one available at the moment.