Último Minuto
​Seminario en liderazgo y Comunicación ... - Viernes, 10 Noviembre 2017 11:19
Psicología UTA: Información ... - Jueves, 09 Noviembre 2017 11:57
V Feria Laboral - Jueves, 09 Noviembre 2017 11:29
YVES SIOUI - Artista Indígena Canadiense ... - Domingo, 05 Noviembre 2017 17:48
Conversatorio candidatos Parlamentarios ... - Martes, 24 Octubre 2017 13:48
Ps. Aprendizaje: Entrega Notas II Control - Lunes, 23 Octubre 2017 16:12
Postulación: Prácticas profesionales - Martes, 17 Octubre 2017 13:52
Proceso de eliminación de asignaturas, ... - Lunes, 16 Octubre 2017 10:23
Material (PEEC) Cognitivo II - Domingo, 15 Octubre 2017 23:54
Antropología Filosófica 2017: Tarea 2 + ... - Domingo, 29 Noviembre -0001 19:17

 

Es común escuchar -tal vez como un cliché, tal vez como algo cierto, o bien como una broma- la frase

Publicado en Varios

 

Hace algunos años el problema que enfrentaban los niños y adolescentes que navegan por internet era el grooming o el peligro de que un desconocido los atrapara en un chat y terminara extorsionándolos.

Hoy existe más conocimiento sobre eso y el nuevo desafío es cómo los jóvenes se relacionan “sexualmente” a través de la red, sin medir las consecuencias de sobreexponerse.

 

Hace algunos días dieron a conocer un nuevo estudio sobre usos y hábitos de los jóvenes chilenos en las redes sociales, el que determinó que el 100% tiene Facebook, un 31% ya está en Twitter y el 76% se conecta diariamente a su perfil, datos que se relacionan directamente con la realidad del alumnado de la UTA de al menos 1er y 2do año.

Los primeros estudios apuntaron al nivel de penetración de internet y acceso a banda ancha, pero eso fue superado y hoy se concentran en temas de seguridad y hábitos como una forma de avizorar los comportamientos que los chilenos están teniendo.

“Hoy me asusta mucho menos lo que le puede ocurrir a un niño que ingresa a la web, porque los padres ya conocen de los riesgos, que los riesgos de tipo social y psicoemocional a los que se exponen los adolescentes en las redes sociales. Ya no es sólo ese ciberbullying que pudiera derivar en un suicidio, sino ese bullying más light, a partir de la exposición sentimental de los jóvenes, y que igual los puede terminar afectando fuertemente”, dice.

Agrega que la iniciación sexual se está dando ahora a través de la web, con las cámaras, entre pololos, amigos e incluso conocidos. “Es a la misma edad que nosotros o nuestros padres, pero a través de la pantalla y por eso tienen la sensación de que nada está ocurriendo. No visualizan los efectos de tener esas relaciones sexuales así, que envuelven una soledad inmensa en esos jóvenes”, dice.

 

-A modo de aproximación, ¿qué usos le están dando los jóvenes a la web?
“Los niños y jóvenes son mucho más sociales que otras generaciones. Comparten lo que tú hacías con tres amigos y tu familia con 500 personas; comparten sus fotos, actividades, estado emocional”.

-Sí, pero estamos hablando de un ser social bastante especial, porque nos son relaciones en persona, sino de forma abstracta.
“Sí, son relaciones irreales, pero los grados de apertura de información y acceso a la vida privada masiva; son mucho más públicos, por así decirlo, que otros. No es que no sean cuidadosos con su vida privada, sino que el medio hace que estén expuestos abiertamente y todavía no conocemos las consecuencias que eso va a tener en el futuro. Hay un cambio en los códigos sociales de los jóvenes”.

-¿Este comportamiento es igual en todos los estratos?
“Lo es, pero además, la mezcla que hay de grupos en esta red es mucho mayor”.

-¿Es más democrático?
“No sé si democrático, pero si más transversal. Son de menos ghettos, porque antes uno tenía los amigos del barrio y el colegio y hoy son los de tu colegio, del colegio de tus amigos y del colegios de los amigos de tus amigos. Eso expande más el círculo. Todos hacen lo mismo.
“Amplían las fronteras de sus barrios y con más de alguno de ellos se van a encontrar en algún momento, pero aunque no los vean nunca más en la vida le siguen compartiendo toda su vida en la red”.

-El promedio de amigos que tienen es 559, ¿qué está diciendo esto?
“Algunos tienen más de 800 porque incorporan a su red hasta los amigos de sus papás. Ahora, lo que está diciendo es que tratan de la misma manera a sus amigos que el círculo de amigos de sus mamás. No se complican”.

-¿Cuál es el efecto de esto? ¿Está exposición los hace más vulnerables en el plano emocional?
“Este fenómeno aún no lo hemos dimensionado porque no sabemos qué va a pasar en unos años más. El tema es saber qué va a pasar con estos jóvenes cuando sean grandes, cuando se reencuentren en otras etapas.
“Hay riesgos puntuales con la gente desconocida, por una parte, y conocida –su entorno-. Los hace vulnerable por la reputación futura que construyen. Es verdad que los padres se enteran a través de Facebook de cosas que de otra forma nunca sabrían, pero se enteran todos también. O sea, la mamá sabe si se emborrachó o no en una fiesta, porque lo exponen los amigos, pero lo sabe también gente no cercana”.

-¿Y eso es bueno? ¿Es bueno que los padres sean amigos de sus hijos en Facebook y lo conozcan todo? Un adolescente necesita hacer cosas a escondidas de los padres.
“Es fundamental ser amigo, porque cuando se hacen cosas que conocen 500 personas, no es entonces, a escondidas de nadie. Los jóvenes igual van a hacer cosas escondidas de sus padres, pero lo que hagan públicamente, lo deben saber los padres”.

María Paz afirma categórica que los padres deben poner como exigencia a sus hijos la amistad en Facebook u otra red social y que la negativa del hijo debe implicar el retiro del medio, o sea, negar el acceso a internet o smarthphone. La campaña que VTR realiza apunta a que los padres tengan claro que ellos proveen la tecnología, y ellos pueden limitar el acceso a ella cuando quieran. “Uno les entrega los elementos a los hijos, pero vemos una generación de padres ‘desempoderados’ que en todos los segmentos socioeconómicos, temen poner límites. Los padres deben establecer reglas; ellos son los que deben definir la edad en que sus hijos comienzan a interactuar en la red, no es algo que ocurre de manera inevitable. Son los padres quienes definen los dispositivos que van a usar, dónde, cúando, cuánto, cómo. Es lo mismo que dar un permiso para ir a una fiesta, pero los padres tienen pudor o susto de normar lo que se refiere al uso de tecnología. Los padres deben gobernar este espacio también porque esa es la mejor manera de prevenir y educar”, explica.

-¿Han pesquisado que los jóvenes para no ser vigilados por los padres en Facebook, tienen más de un perfil para evadirlos?
“Es algo que va en aumento; la cantidad de los que tienen más de 2 cuentas va en aumento. Por eso, nosotros planteamos que el uso de la tecnología debe ser materia de conversación permanente de los padres con sus hijos; porque finalmente ellos no podrán controlar lo que hagan en la casa del amigo o un cibercafé. Esto tiene que ver con la formación emocional y psicológica de los hijos e implica invertir tiempo; hay que educar para esta nueva vida digital al igual como se educa en otros ámbitos”.

-En los años que llevan haciendo el estudio, ¿han cambiado las percepciones de peligro de los niños y jóvenes?
“Totalmente. Ellos tienen claro que existe el peligro del grooming –un 87% declara saber que existe riesgos en internet- y por lo tanto, no están dispuestos a chatear con desconocidos porque saben que esa relación puede derivar en peligros. Pero aún así un 22% acepta a desconocidos como amigos en Facebook. Lo que no tienen consciente es el efecto de la exposición de su vida personal, del uso que otros pueden hacer de fotos personales, de que los amigos los expongan en situaciones que los denigran”.

-¿No comprenden que eso da pie para el bullying?
“No lo comprenden y tampoco lo ven como algo negativo. Cuesta mucho que lo perciban así”.

-El estudio dice que un 94% afirma nunca haber subido una foto sugerente a internet…
“Porque ellos no lo encuentran sugerente, o sea, las lolas no encuentran sugerente una foto en bikini. Es un tema de apreciación”.

-¿Tienen conciencia de lo que suban a la red nunca lo van a poder borrar?
“Tampoco y esa es una línea de trabajo importante. Nuestra campaña es decirle que lo que suban se queda ahí para siempre y que otros pueden hacer cualquier uso de ello. Basta con que cualquier la tome y la ponga en otras partes. Los padres suben fotos de sus guaguas y algunas pueden terminar en páginas de pedófilos. Todos deben tomar conciencia de lo que ocurre en la web.
“Los adolescentes tienen una cierta voluntad de exhibición; es una generación que se expone públicamente más tanto física como emocionalmente”.

-Los jóvenes están escribiendo su diario de vida en forma pública, ¿qué consecuencias tendrá? ¿no conocen el concepto de privacidad?
“No sólo ellos; los amigos contribuyen a hacer ese diario con contenidos que quizás el propio joven no pondría. Ahora, el tema es que ellos nacieron en un mundo en que las cosas son así, todo para ellos es público. Están inmersos en la cultura de la farándula y de los realities que exponen al desnudo todo; el internet es el medio y aunque ellos no van a ser famosos como los que viven de la farándula, igual van a estar tan expuestos.
“Hay cero pudor, el lenguaje con que se expresan no tiene límites, como tampoco sus opiniones sobre las instituciones”.

-Por eso hablas del currículum digital que están escribiendo.
“En Estados Unidos hace más de 5 años están trabajando en los colegios sobre este término, porque los adolescentes no tienen conciencia de que están creando su ‘reputación digital’. Les enseñan que el día de mañana la sociedad completa va tener acceso a todo; que cuando postulen a un trabajo, la empresa va a googlearlos; o sea, la sociedad completa va a mirar la identidad digital de los jóvenes. Todo lo que hagan ahora va a afectar su reputación cuando la necesiten, porque hoy no la necesitan.
“No se trata de no ser auténticos, se trata de que no todo lo que hacen en la vida es para publicarlo. Que el mundo privado existe y deben cuidarlo”.

-¿Los jóvenes se están escondiendo en el anonimato que posibilita la red para ser agresivos?
“No es una práctica, lo hacen todo a cara descubierta. El anonimato funciona más en redes de adultos como Twitter, pero en el mundo de los jóvenes, el bullying es al descubierto, porque es más fácil hacerlo virtualmente. Como no se da la empatía, la que se genera en la relación cara a cara, por internet se dicen unas cosas horrorosas. En eso también los adultos pueden intervenir orientando valóricamente. Pero para eso deben ser testigos de lo que allí se dice”.

-Hay un dato que sorprende: el 43% de los jóvenes comparte sus claves de accesos.
“Bueno, eso es un peligro que no dimensionan. Nuestra campaña está apuntando a eso, porque es un suicidio digital. Lo hacen porque es un acto de confianza, pero no avizoran lo que pasa cuando esa relación de amistad o pareja se rompe y el otro, utiliza sus claves para suplantarlos y afectar su imagen. Hay que insistir en que por eso las claves son secretas, no públicas, sino secretas”.

 

Estudio y entrevista: Emol.

los jóvenes y las redes sociales

Lunes, 16 Febrero 2015 00:00

 

Para comenzar con la siguiente publicación que habla sobre un estudio español, resulta interesante plantear una consulta

¿CUÁNDO FUE LA ULTIMA VEZ QUE LEÍSTE UN DIARIO ESCRITO (NO SU VERSIÓN ON-LINE)?

 

Así es comunidad, porque una investigación de la Universitat Jaume I de España ha revelado algunos datos que confirman una creencia ya casi generalizada: los jóvenes consumen cada vez menos prensa escrita. Según este estudio, dentro del grupo de edad entre los 16 y 30 años sólo el 28,8% de las personas lee diarios.

El nuevo medio para informarse serían las redes sociales. Un 77,4% ha revelado que usa plataformas como Twitter y Facebook para informarse, en un porcentaje que además supera la televisión.

 

Dentro de los rechazos más claros de este público se encuentra también el sistema de pago para acceder a medios. Solamente un 6,2% señaló que se suscribiría a un periódico, y un porcentaje aún menor accedería a costear medios en línea.

Estas cifras no quieren decir que los jóvenes hayan perdido su valor cívico o su interés por informarse. Sino que, según los investigadores, muestra un cambio en la concepción de la información periodística que debe ser para los usuarios un servicio público sin costo. Los cambios no solamente serían por edad sino que también por género. Según el estudio las mujeres entregarían una mayor importancia a informarse mientras que los hombres tendrían mayor predisposición a consumir información en medios alternativos.

Además, este estudio apunta principalmente al cambio que han sufrido los hábitos de consumo de información en los últimos años. Si alguna vez las estrellas fueron la radio, los diarios o la TV, desde ahora internet ha comenzado a representar un rol vital.

Según los investigadores estos resultados tendrían un grave resultado para los diarios en caso de que no escojan tomar nuevas medidas, ya que no sólo están perdiendo público sino que también el relevo generacional de nuevos lectores.

 

Vía: Guioteca

Crisis y Crecimiento Personal (Erik Erikson)

Lunes, 21 Septiembre 2015 09:01

 

Según Erik Erikson las edades del hombre se despliegan siguiendo una secuencia determinada por el “principio epigenético”

Publicado en Psicología :: Arica

Adolescencia: Montaña Rusa Emocional

Jueves, 18 Julio 2013 10:57

 

Estimados(as),

 

Seguimos con la adolescencia. En esta oportunidad centrandonos en las emociones del adolescente, las cuales a veces parecen exageradas.

Es normal que los adolescentes cambien repentinamente de estado emocional, entre la felicidad y la tristeza, entre sentirse inteligentes o estúpidos. De hecho, algunas expertos consideran que la adolescencia es como una segunda niñez temprana. Como explica Carol Bleifield, una consejera escolar de nivel secundario, "De momento quieren que se les trate y les cuide como a un niño pequeño. Pero cinco minutos más tarde quieren que los adultos se alejen de ellos, diciendo, 'Déjame hacerlo sólo'". Puede ser beneficioso si usted les ayuda a comprender que están atravesando una etapa con muchos y grandes cambios, cambios que no siempre parecen resultar en el progreso."

 


Adolescencia: Montaña rusa emocional por raulespert

Publicado en Psicología :: Arica

La adolescencia es un período de la vida con intensos cambios físicos, psíquicos y sociales, que convierten al niño en adulto...así comienza el resumen del siguiente artículo que pasamos a compartir con todos ustedes, quienes en su momento fueron adolescentes y sin duda alguna saben o podrán darse cuenta retrospectivamente de que modo vivieron la adolescencia y como se fueron produciendo distintos cambios en cada uno de ustedes.

 

artículo para descargar y leer.

Publicado en Psicología :: Arica

 

Ser reconocido por los propios logros o talentos es un regalo. Pero sólo será un real aporte para quien sabe que el aplauso es pasajero, que lo importante es ser fiel a uno mismo y que el amor verdadero se basa en lo que somos y no en lo que logramos.

La adolescencia es complicada, ustedes lo están estudiando en la asignatura y para facilitar las cosas....todos pasamos por esta etapa del desarrollo, por lo cual, lo hemos vivido en primera persona, desde nuestra propia y particular realidad, claro está.

Para introducirnos comentaré que, por ejemplo, Michael Jackson murió solo, luego de una vida tormentosa y en un cuerpo con más de cuarenta cirugías plásticas. El ejemplo es extremo, pero la vida cotidiana está llena de casos que, en distintos grados, nos recuerdan al “rey del Pop”. Personas con talentos increíbles que no son felices, con puestos laborales que todos quisieran, menos ellos, o gente que a los ojos de los demás parecen tenerlo todo.

Frente a esto surge como solución el otro extremo: ojalá no tener ni mucha plata ni las cualidades que la sociedad valora para pasar desapercibido por la vida, tranquilo, sin poder aspirar a más y así ser feliz con lo que se tiene.

Pero refugiarse en esta idea no aporta nada. Primero, porque no depende de nosotros, y segundo, porque la fórmula para no ser víctimas del éxito no está en carecer de razones para ser aplaudido.

Me quieren por lo que soy

Hay seleccionados de atletismo que se creen la muerte y otros, muy sencillos. Hay presidentes de centros de alumnos muy buenos para organizar eventos que no dejan que nadie más ayude; otros, en cambio, están dispuestos a ceder un poco de eficiencia con tal de que puedan participar todos los interesados. Algunos jóvenes buenmozos y niñas bonitas creen que nadie está a su altura, mientras muchos igual de bien parecidos no se sienten superiores.

Cada caso será distinto, pero hay algo en lo que se puede generalizar: quienes no saben manejar bien su éxito -y se arriesgan a que les juegue en contra- es porque le han dado más importancia de la debida. María Inés Diez, psicóloga, explica que los jóvenes se miran al espejo en quienes los rodean, pues así obtienen pautas de su propia forma de ser. “Pero eso no los vuelve más frágiles frente al éxito o al por el El éxito Mango fracaso. Ello dependerá de su historia, del cúmulo de vivencias positivas que traiga, de si ha crecido en un entorno cálido y protector. Porque para quien se sabe querido incondicionalmente, ni el éxito ni el fracaso van a ser tan relevantes y se va a reponer rápidamente de ellos”, asegura la académica.

Entonces, un adolescente para quien su éxito es un motor demasiado importante, probablemente tenga algunas carencias o inseguridades profundas. Lo mismo si cuando fracasa o es ignorado queda angustiado o con una sensación de vacío duradera. Porque es normal quedar de mal ánimo si a la fiesta de cumpleaños vino poca gente o si no ganó el concurso de oratoria como todos los años. Pero si se convierte en un drama, es una señal de alerta. Lo mismo si el joven está permanentemente buscando la manera de ser reconocido o recompensado. Quiere decir que no se siente querido o contento consigo mismo.

La sociedad del espectáculo

Es la valoración equivocada del éxito la que lo vuelve peligroso. Pues en sí mismo no es negativo; es, simplemente, la buena aceptación de algo o alguien. Juan Carlos Aguilera, doctor en Filosofía, dice que el mayor riesgo se debe a que la carta de presentación de la sociedad actual es lo que tenemos y lo que parecemos, no lo que somos. “Este fenómeno signifi ca una enorme presión para los jóvenes. Decisiones como la vocación pueden verse frustradas por creer que lo importante no es lo que estoy llamado a ser, sino la utilidad de lo que hago”, explica.

Esto lleva al sufrimiento. Porque lo que la sociedad aplaude, no siempre es bueno y tampoco tiene por qué coincidir con lo que hace feliz a la persona. “Además, el éxito es un brillo cosmético. Si te dejas llevar por él, vives de la apariencia y nunca te sentirás pleno”, advierte el profesor. Agrega que este modelo tiene otra arista que también juega en contra del ser humano: “La sociedad del espectáculo en que vivimos no permite equivocarse, lo cual es constitutivo de la persona. Se quiere todo perfecto y eso fomenta una mentalidad narcisista, autoreferente, porque lleva a centrarse en uno mismo, en nuestros logros y en lo que opinan de uno”.

Revalorar el sello personal

Quien sólo quiere ser aplaudido, puede lograrlo. Es cosa de hacer un listado de las cualidades que más éxito tienen y crear un plan de acción. No es necesario ser un genio para saber a qué lugares ir, con qué personas juntarse, qué películas ver, qué deporte hacer o qué música escuchar. Tampoco para saber lo que conviene evitar. Esto puede traer gratifi caciones a corto plazo pero a la larga, empobrece. “La idea de que el hombre se hace a sí mismo es, de partida,una utopía. Cada persona viene con una esencia que tal vez pueda traicionar, pero no librarse de ella”, advierte Juan Carlos Aguilera.

La mentalidad de la autogeneración del ser humano pone, además, el énfasis en lo funcional: hago esto para conseguir lo otro; te doy, pero tú me das… “Es necesario posicionar la gratuidad, el que somos como somos, no para lograr algo. Que debemos valorar a los demás no por cómo les va”, dice el profesor. Para él, el tema de fondo es aprender a vivir: aceptarnos, saber que así como somos buenos para algunas cosas, somos pésimos para otras.

María Inés Diez enfatiza en que para tener esta mirada es necesario un colchón afectivo que hace a la persona fuerte frente a la valoración externa o su desempeño. “Tiene que ver con la identidad. Es una seguridad que permite que yo siga siendo el mismo independiente de las situaciones, los lugares o los eventos que toquen. No me desarmo fácilmente frente a los elogios ni a las críticas”, dice la psicóloga. Explica que las experiencias amorosas pasadas actúan como una “mamá interior” que da seguridad aunque en el momento se esté físicamente solo. Así, la persona podrá libremente vivir de la manera que estime mejor. Si a los demás les gusta bien, y si no, también.

 

Para tener en mente

  • UN PELIGRO: Buscar realizarse a través de los hijos Algunos papás tratan que el hijo haga lo que ellos no pudieron o que elijan el camino en el que ellos fueron exitosos. “Cuando el querer del hijo coincide con el de los padres es maravilloso. Pero no es algo que se pueda forzar”, dice la psicóloga María Inés Diez. También recuerda que los hijos tienen derecho a renunciar a las cosas que los padres les han ofrecido.

  • UN ANTÍDOTO: Admirar la naturaleza Quien se instale a mirar las montañas o el mar, verá cómo a los pocos minutos su vida se va ordenando. Lo urgente y lo preocupante ya no lo parecen tanto. Las alabanzas y aplausos de nuestros pares tampoco hacen mucho sentido ante la pequeñez del ser humano que queda en evidencia. Por eso, Juan Carlos Aguilera es un afanoso promotor del contacto con la naturaleza. “Admirar su grandeza ayuda a ponderar las cosas de la manera correcta. Te centra, te ubica”, asegura el filósofo.

 

Ser más, no tener más

Querer hacer las cosas bien y progresar es una vocación de la humanidad y también de cada persona en particular. Pero la razón no es brillar más o tener más cosas, sino ser más. Si no se entiende de esta manera y se ve sólo la parte materialista,el progreso juega en contra de la persona. “Así lo dice el Papa en su encíclica “Caritas in Veritate”. Por eso, si te va bien, si ganas buen dinero, si tus pares te felicitan, buenísimo. El tema es que junto con eso, sepas que ese desarrollo te está llevando a ser más”, dice Juan Carlos Aguilera.

 

El siguiente estudio recientemente publicado no es para pegarse en facebook, pero al menos a quienes pasan tiempo en esa u otra red social le dice "tan tan tan malo no es" ¿o sí?

Publicado en Psicología :: Arica

Hablar de la adolescencia es hablar de cambios, hablar de conflictos, hablar de conocer y conocerse...es hablar de muchas cosas y vivencias.

Publicado en Psicología :: Arica

Usuarios Online

  • No one available at the moment.