Último Minuto
10 series o películas para todo(a) ... - Jueves, 15 Febrero 2018 08:08
CONVOCATORIA 2018 - PONENCIAS ACADÉMICAS - Lunes, 12 Febrero 2018 16:45
Información: Uso TNE en Febrero - Lunes, 12 Febrero 2018 08:39
Matrícula 2018 - Estudiantes Antiguos - Domingo, 14 Enero 2018 11:18
Comienza La Previa académica en la UTA ... - Jueves, 11 Enero 2018 09:02
Se viene: Proceso de matrícula, ... - Viernes, 05 Enero 2018 09:01
"UTA la mejor universidad del norte y ... - Martes, 26 Diciembre 2017 09:24
Calendario Académico UTA 2018 - Miércoles, 20 Diciembre 2017 10:26
Postula al Programa de tutorías Pares ... - Viernes, 15 Diciembre 2017 15:56

uta del estado vertical-01

enfermeria

Menú Asignaturas

cuva fondo naranja3
videos


logo instagram






enfermeria

¿Cómo Influye la Personalidad en el Cáncer de Mamas? Destacado

Escrito por 
Published: 14 Septiembre 2016
2376 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren 458.000 mujeres a causa del cáncer de mama y se producen 1,38 millones de nuevos casos.

Es por esto que el mes de octubre ha sido el mes elegido para generar conciencia a nivel mundial sobre esta enfermedad.

Si bien, la mayoría de las campañas apuntan a la necesidad de prevenirlo mediante exámenes médicos y autoexamen periódico, existe una variable no menos importante que tiene que ver con factores sicológicos, que deberíamos considerar.

Alejandra Rodríguez, Directora del Centro de Psicosomática Chile, cuenta con más de 20 años de experiencia en clínica trabajando con adolescentes y adultos con diferentes problemáticas y enfermedades. Y asegura que la personalidad es un factor de riesgo tanto para esta enfermedad como para otras.

LA EMOCIONALIDAD COMO FACTOR DE RIESGO

Según explica la especialista, diversos profesionales del área de la salud consideran el cáncer de mama como una enfermedad psicosomática. Es decir que además del factor médico y físico, existe otro de base psicológico.

“Este factor alude a un conflicto en lo emocional que estas pacientes no logran manejar, debido fundamentalmente a rasgos de personalidad como complacencia, excesiva amabilidad y evitación de conflictos emocionales, como supresión de emociones, principalmente la rabia”. explica Alejandra.

La psicóloga agrega que, “la personalidad psicosomática ha sido estudiada ampliamente. Específicamente David Liberman, psicoanalista argentino, denominó a esta personalidad como ‘sobreadaptada’, ya que están orientadas fuertemente al ‘deber ser’; se sobreexigen, son híper responsables, con una marcada autosuficiencia, muy perfeccionistas, laboriosas y estoicas”.

En este contexto, la psicológa explica que las emociones son energías, y por ello hay que canalizarlas y descargarlas.

“Desde la neurociencia, las emociones como energía tienen un monto, es decir, mientras más intensa es la emoción, más perentoria es su descarga. Una vía normal y saludable es descargar las emociones hablando, es decir, expresar en palabra lo que uno siente. Estas mujeres comúnmente no pueden expresar dichas emociones y esto se denomina Alexitima. Es decir, tienen esta vía bloqueada, por lo cual la energía busca otras vías de expresión como el cuerpo o la somática. El silencio va impidiendo que descarguen y esta energía negativa las va enfermando. La desorganización mental provoca una desorganización irreversible somática, según lo planteó el padre de la Escuela de Psicosomática de París, Marty, ya en los años ‘60”, explica Rodríguez.

CÓMO PREVENIR

Alejandra, quien además es docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, explica que “la literatura científica propone que existen tres factores reconocidos que participan en toda enfermedad psicosomática: la vulnerabilidad del órgano involucrado, una situación ambiental desencadenante y una personalidad a la base; siendo esta última la única variable que podemos manejar en un trabajo personal o psicoterapéutico”.

La profesional asegura que estos rasgos de personalidad pueden suavizarse y evitar que se rigidicen, transformándose en factores de riesgo.

“Los rasgos de personalidad suelen rigidizarse con el paso de los años, sin embargo, a través de la toma de conciencia y el trabajo duro, sistemático, es posible lidiar contra estas características que ponen en riesgo nuestra salud. Las 4D es una fórmula sencilla para comenzar: Detente, Descansa, Delega, Disfruta”, explica la psicóloga.

A su vez, es enfática al señalar que, “es urgente generar un cambio en las conductas y estilos de vida para prevenir enfermarnos desde la personalidad y no sólo prevenir desde lo médico. Hay que hacer las dos cosas”.

 

FUENTE: biut.cl

Usuarios Online