Último Minuto
Llamado a postulación de tutores 2do ... - Jueves, 12 Julio 2018 10:30
INVITACIÓN: Taller de Defensa Personal - Miércoles, 20 Junio 2018 11:01
Estudio sobre uso de BECA BAES - Martes, 12 Junio 2018 15:48
Inscripción: "Taller 11.000 años de ... - Viernes, 04 Mayo 2018 12:08
Atención a estudiantes de Ingenierías - Jueves, 26 Abril 2018 16:18
Taller Certificado: Procastinación - Miércoles, 25 Abril 2018 12:39
ATENCIÓN SALA DE ESTUDIO: Matemáticas - Miércoles, 11 Abril 2018 10:39
INSCRIPCIÓN: Curso en habilidades ... - Miércoles, 04 Abril 2018 17:31
Invitación: Inscribete en los recorridos ... - Miércoles, 04 Abril 2018 17:23

uta del estado vertical-01




Deja Tu Comentario




Las bacterias intestinales nos controlan

Escrito por 
Published: 11 Diciembre 2014
3813 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Un estudio publicado a principios del mes de agosto de este año llega a la conclusión que parte de nuestras preferencias alimentarias son influenciadas directamente por la microbiota intestinal, es decir las diferentes bacterias que viven en esa parte de nuestro sistema digestivo.

 

La microbiota intestinal está compuesta por múltiples tipos de bacterias, las que reaccionan de diferente manera a los distintos alimentos y que a su vez requieren alimentos específicos. De esta manera, plantea el estudio, las bacterias que se alimentan de azúcar o grasa -por ejemplo- influirían en nuestra conducta para que prefiramos alimentos que contengan azúcar y/o grasa.

 

Si bien el estudio no logra concluir sobre los mecanismos que utilizarían las bacterias para realizar dicho control, se sabe que las bacterias tienen la capacidad de manipular el comportamiento y el estado de animo de las personas alterando las señales neurológicas en el nervio vago, cambiando a los receptores del gusto, produciendo toxinas que nos hacen sentir mal o liberando químicos que nos hacen sentir bien.

 

La hipótesis señala que a través de estos cambios las bacterias podrían “condicionarnos” a sentir placer cuando nos alimentamos con el tipo de comida que ellas necesitan y castigándonos cuando no lo hacemos.

 

Desde hace un par de años se estudia la capacidad de ciertos organismos de influenciar en otros, lo que queda muy bien explicado en un artículo de la revista National Geographic en español del mes de noviembre de 2014 que retrata los casos de parásitos que son capaces de transformar en “zombies” a sus huéspedes, tomando el control sobre su conducta, incluso llevándolos a cometer acciones que atentan contra su propia seguridad.

 

Un buen ejemplo de lo anterior es el caso de las ratas y la toxoplasmosis, ya que el parásito toma el control del cerebro del ratón, invirtiendo la reacción natural de de escapar de los felinos, provocando que el ratón se acerque arriesgadamente a un gato, quien lo atacará y lo morderá, dañando al ratón (o matándolo) pero permitiendo que el parásito controlador pase al gato, logrando su objetivo, ya que el parásito solo puede reproducirse en el intestino del gato.

 

Si bien la capacidad de los individuos para afectar el comportamiento de otras especies es un tema que recién comienza a estudiarse, en el caso de las bacterias de los intestinos el tema es más controlable, ya que funciona en ambos sentidos: Si yo me alimento habitualmente de un tipo de comida es muy probable que en mi intestino se desarrollen las bacterias que prefieren ese tipo de alimentos. Esto puede ver aplicado en en el caso de las culturas orientales, que tienen a comer una gran cantidad de algas: Los occidentales rara vez tenemos bacterias intestinales especializadas en digerir algas, pero en los orientales estas son muy comunes. Asimismo, cambiando nuestros hábitos alimentarios podemos cambiar la microbiota de nuestro intestino.

 

Esta investigación abre una interesante puerta en el estudio de la alimentación humana, ya que nos permite reconocer que parte de nuestras conductas pueden no depender exclusivamente de nuestra voluntad. Asimismo, es posible que en un futuro no muy lejano podamos recibir un trasplante de bacterias intestinales de una persona que tiene una buena alimentación para ayudar a los obesos a mejorar sus hábitos alimenticios, o que tomemos antibióticos específicos para matar a las bacterias intestinales que se prefieren las grasas y los azucares.

 

Saludos,

J. Cristóbal Juffe V.

 

Fuentes:
http://universityofcalifornia.edu/news/do-gut-bacteria-rule-our-minds

http://www.ngenespanol.com/articulos/783821/zombies-reales/ (es solo un extracto, el texto completo solo está en la edición impresa)

http://www.ngenespanol.com/articulos/788506/rata-sin-miedo/ caricatura explicativa sobre la toxoplasmosis y la rata.

Usuarios Online

  • No one available at the moment.