Último Minuto
PausaR, un momento con sentido - Lunes, 11 Septiembre 2017 09:47
Capacitación en Duelo - FECHA POSTERGADA - Domingo, 29 Noviembre -0001 19:17
Antropología Filosófica 2017: TAREA 1 + ... - Domingo, 29 Noviembre -0001 19:17
Participa de la HACKATON Arica Smart City - Martes, 29 Agosto 2017 11:08
El Museo de la Memoria y la UTA buscan ... - Viernes, 25 Agosto 2017 10:24
Capacitación en Duelo - CERTIFICADO - Domingo, 29 Noviembre -0001 19:17
Convocatoria de películas del Festival ... - Miércoles, 23 Agosto 2017 05:19
Se buscan practicantes, Ing. Comercial, ... - Miércoles, 23 Agosto 2017 18:48
Atención Salas de Estudio (apoyo en ... - Martes, 22 Agosto 2017 00:00

uta del estado vertical-01

Logo Nutrición

cuva fondo naranja3
videos


logo instagram






nutricion y dietetica

Científicamente comprobado: Los edulcorantes engordan y dan más diabetes que el azúcar. Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Mi generación creció a base de azúcar. Fuimos los primeros en acceder a la industrialización y masificación ilimitada de la distribución de dulces: Chocolates a 1 peso, calugas, candys, negritas, super 8, guaguitas, sustancias, oba-oba, bon o bon, chubi, chicles, kojaks, sunny, toffe, malvachoc y una infinidad de productos eran parte habitual de mi dieta infantil. Fue nefasto: Obesidad, diabetes, problemas dentales, malnutrición, etc, etc, etc. El impacto en nuestra salud fue tan desastroso que por primera vez la sociedad tomó conciencia sobre el problema: El exceso de azúcar era malo para la salud.

 

Ahora suena obvio, pero hace un par de décadas el tema no estaba en la agenda de nadie.

 

Una vez que se comprendió la gravedad del asunto y los grandes costos que esto significaba para la salud pública se comenzó la campaña del terror: “el azúcar es malo”, y en vez de hacer los productos menos dulces se inició el proceso de buscar sucedáneos que lo remplazaran: Sacarina, Aspartamo y luego la sucralosa. Cada uno ha sido remplazado después de una década de gloria porque se han hecho públicos los efectos negativos que estos tenían en la salud. (A la sucralosa aun no le llega su hora)

 

En la actualidad no es raro llegar a una reunión social y que todas las gaseosas sean “light” o “zero”, a nadie le extraña que a un niño le den una bebida de este tipo, y hace poco Soprole en la mayoría de sus productos de “postre” (como los flanes) cambió el azúcar por sucralosa.

 

La guerra de informaciones cruzadas respecto al daño a la salud de estos productos ha sido dura, ya que si bien es públicamente reconocido que el aspartamo fue aprobado por la FDA (La agencia norteamericana que regula alimentos y medicamentos) por razones políticas y no médicas, de todas formas hay una cantidad igualitaria de estudios que defienden o que atacan este edulcorante.

 

Por ello es muy significativo los resultados publicados recientemente en la revista Nature sobre un estudio que demuestra, no solo con datos estadísticos sino con comprobación de causa y efecto, tanto en ratones como en humanos, que los edulcorantes (Sacarina, Aspartamo y Sucralosa) pueden inducir cambios metabólicos que acelerarían la aparición de la diabetes y obesidad, incluso más que la temida azúcar.

 

“Los edulcorantes artificiales, aconsejados por los nutricionistas como una ayuda para perder peso y prevenir la diabetes, en realidad podrían acelerar el desarrollo de la intolerancia a la glucosa y la enfermedad metabólica.”

“Durante años, los expertos se han mostrado desconcertados por el hecho de que los edulcorantes artificiales no calóricos no parecían ayudar en la pérdida de peso. Es más, incluso algunos estudios han llegado a sugerir que podrían tener un efecto contrario.

El trabajo actual, liderado por los científicos del Instituto Weizmann de Ciencias (Israel) Eran Elinav y Eran Segal, ha descubierto que los edulcorantes artificiales, a pesar de no contener azúcar, poseen un efecto directo sobre la capacidad del cuerpo para utilizar la glucosa.

Así, la intolerancia a la glucosa –que por lo general ocurre cuando el cuerpo no puede hacer frente a grandes cantidades de azúcar en la dieta– es el primer paso hacia el síndrome metabólico y la diabetes en los adultos.”

 

Lo interesante de los resultados es que estos efectos negativos ocurrirían en ratones y personas que consumen la dosis diaria recomendadas por la FDA, y el consumo de estos edulcorantes provocaría una alteración en la microbiota intestinal, las que segregarían sustancias que provocarían respuestas inflamatorias similares a la sobredosis de azúcar, promoviendo cambios en la capacidad del cuerpo para utilizar esta sustancia.

 

Lo anterior no es extraño, ya que estos edulcorantes no son reconocidos por el cuerpo como un alimento, por lo que no son digeridos ni asimilados como el resto de los nutrientes, por lo que pasan casi directamente a los intestinos donde su mayor interacción es con las bacterias que habitan allí y que son parte fundamental del proceso digestivo.

 

Finalmente, para comprobar la relación causal, se tomó parte de la población bacteriana de los ratones que habían consumido edulcorantes y se trasladó a ratones sanos, provocando que los nuevos ratones desarrollaran intolerancia a la glucosa.

 

Les dejo la fuente a un artículo con la información detallada y con la referencia completa de la investigación.

 

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Los-edulcorantes-artificiales-aceleran-el-desarrollo-de-la-intolerancia-a-la-glucosa

 

Saludos,

J. Cristóbal Juffe V.

Usuarios Online

  • No one available at the moment.