Último Minuto
FIN DEL PLAZO --> Ampliación postulación ... - Martes, 21 Noviembre 2017 15:34
Postula al Programa Institucional de ... - Miércoles, 22 Noviembre 2017 15:26
​Seminario en liderazgo y Comunicación ... - Viernes, 10 Noviembre 2017 11:19
Psicología UTA: Información ... - Jueves, 09 Noviembre 2017 11:57
V Feria Laboral - Jueves, 09 Noviembre 2017 11:29
YVES SIOUI - Artista Indígena Canadiense ... - Domingo, 05 Noviembre 2017 17:48
Conversatorio candidatos Parlamentarios ... - Martes, 24 Octubre 2017 13:48
Ps. Aprendizaje: Entrega Notas II Control - Lunes, 23 Octubre 2017 16:12
Postulación: Prácticas profesionales - Martes, 17 Octubre 2017 13:52
Proceso de eliminación de asignaturas, ... - Lunes, 16 Octubre 2017 10:23

MATERIAL PARA EL CONTROL DEL MARTES 10

Miércoles, 04 Mayo 2016 07:34

Estimados alumnos,

Se les recuerda que para el siguiente control, tienen que tener en cuenta la Entrevista a Francisco Varela, La belleza del pensa y el Documental sobre la Teoría Cuántica, pues son indispensables para comprender la materia de la unidad y porque aparecerán en el control.

Como lectura complementaria y de apoyo, recomiendo encarecidamente el artículo de Esteban Krotz "¿Ciencia Normal o Revolución Científica?" que sin duda les ayudará a entender mejor a Thomas Kuhn, además de que no está en jeringonza.

Click aquí para bajar el texto, cortesía de la Biblioteca Virtual de la Universidad de Guadalajara.

Créditos por la portada aquí (si saben inglés recomiendo mucho los podcast).

Alonso

Publicado en Antropología :: Arica

La prestigiosa Universidad de Harvard en conjunto con la plataforma EDX están ofreciendo un curso gratuito de la Introducción a las Neurociencias (Inglés).

El curso está divido en tres módulos que explorarán la sensación, percepción y la fisiología de las regiones funcionales del cerebro. Todos los módulos contarán con contenido interactivo y animaciones computarizadas que demostraran la complejidad de nuestro sistema nervioso.

 

Así también contarás con foros especializados donde podrás iniciar debates y preguntas con estudiantes alrededor del mundo y los profesores del curso.

Las lecciones están dividas en:

  • Lección 1: Visión
  • Lección 2: Audición
  • Lección 3: Los otros sentidos
  • Lección 4: El sistema motor
  • Lección 5: Estructuras subcorticales
  • Examen final.

Los profesores:

  • David Cox: Profesor asistente de biología molecular y celular de la Universidad de Harvard.

  • Nadja Oertelt: Directora de proyectos de HarvardX y productora de la Universidad de Havard.

  • Winston Yan: Estudiante de 4 año de doctorado en Harvard.

  • Christian Schubert: Profesor de la clase de fundamentos de neurociencias en Harvard.

Esta es una oportunidad que no te debes perder. El curso es totalmente gratuito pero el diploma tiene un costo de 75 dólares, lo cual es bastante barato, considerando que tendrás un certificado con el sello de Harvard. Tienes hasta el 30 de septimebre para matrícularte.

Inscríbete aquí.

 

fuente: psyciencia.com

La Ciencia Del Miedo

Jueves, 12 Febrero 2015 00:00
El miedo, un antiguo temor que vive en lo más profundo de nuestro ADN, y una pesadilla actual que perturba nuestra cordura.
El miedo nos mantiene a salvos, pero también puede arruinar nuestras vidas; ¿que es el miedo?, ¿de donde proviene?, ¿nos ayuda o nos perjudica?, ¿podemos eliminar el miedo, y de poder hacerlo, cuales serian las consecuencias?.
Encontraremos las respuestas en este fascinante programa: La Ciencia del Miedo.
 
Versión resumida (12 minutos)

                  
 
La versión completa está dividida en dos partes.
 
Parte 1
 
                 
 
Parte 2.
 
                 
 
 
 
Publicado en La Previa

Las bacterias intestinales nos controlan

Jueves, 11 Diciembre 2014 00:00

Un estudio publicado a principios del mes de agosto de este año llega a la conclusión que parte de nuestras preferencias alimentarias son influenciadas directamente por la microbiota intestinal, es decir las diferentes bacterias que viven en esa parte de nuestro sistema digestivo.

 

La microbiota intestinal está compuesta por múltiples tipos de bacterias, las que reaccionan de diferente manera a los distintos alimentos y que a su vez requieren alimentos específicos. De esta manera, plantea el estudio, las bacterias que se alimentan de azúcar o grasa -por ejemplo- influirían en nuestra conducta para que prefiramos alimentos que contengan azúcar y/o grasa.

 

Si bien el estudio no logra concluir sobre los mecanismos que utilizarían las bacterias para realizar dicho control, se sabe que las bacterias tienen la capacidad de manipular el comportamiento y el estado de animo de las personas alterando las señales neurológicas en el nervio vago, cambiando a los receptores del gusto, produciendo toxinas que nos hacen sentir mal o liberando químicos que nos hacen sentir bien.

 

La hipótesis señala que a través de estos cambios las bacterias podrían “condicionarnos” a sentir placer cuando nos alimentamos con el tipo de comida que ellas necesitan y castigándonos cuando no lo hacemos.

 

Desde hace un par de años se estudia la capacidad de ciertos organismos de influenciar en otros, lo que queda muy bien explicado en un artículo de la revista National Geographic en español del mes de noviembre de 2014 que retrata los casos de parásitos que son capaces de transformar en “zombies” a sus huéspedes, tomando el control sobre su conducta, incluso llevándolos a cometer acciones que atentan contra su propia seguridad.

 

Un buen ejemplo de lo anterior es el caso de las ratas y la toxoplasmosis, ya que el parásito toma el control del cerebro del ratón, invirtiendo la reacción natural de de escapar de los felinos, provocando que el ratón se acerque arriesgadamente a un gato, quien lo atacará y lo morderá, dañando al ratón (o matándolo) pero permitiendo que el parásito controlador pase al gato, logrando su objetivo, ya que el parásito solo puede reproducirse en el intestino del gato.

 

Si bien la capacidad de los individuos para afectar el comportamiento de otras especies es un tema que recién comienza a estudiarse, en el caso de las bacterias de los intestinos el tema es más controlable, ya que funciona en ambos sentidos: Si yo me alimento habitualmente de un tipo de comida es muy probable que en mi intestino se desarrollen las bacterias que prefieren ese tipo de alimentos. Esto puede ver aplicado en en el caso de las culturas orientales, que tienen a comer una gran cantidad de algas: Los occidentales rara vez tenemos bacterias intestinales especializadas en digerir algas, pero en los orientales estas son muy comunes. Asimismo, cambiando nuestros hábitos alimentarios podemos cambiar la microbiota de nuestro intestino.

 

Esta investigación abre una interesante puerta en el estudio de la alimentación humana, ya que nos permite reconocer que parte de nuestras conductas pueden no depender exclusivamente de nuestra voluntad. Asimismo, es posible que en un futuro no muy lejano podamos recibir un trasplante de bacterias intestinales de una persona que tiene una buena alimentación para ayudar a los obesos a mejorar sus hábitos alimenticios, o que tomemos antibióticos específicos para matar a las bacterias intestinales que se prefieren las grasas y los azucares.

 

Saludos,

J. Cristóbal Juffe V.

 

Fuentes:
http://universityofcalifornia.edu/news/do-gut-bacteria-rule-our-minds

http://www.ngenespanol.com/articulos/783821/zombies-reales/ (es solo un extracto, el texto completo solo está en la edición impresa)

http://www.ngenespanol.com/articulos/788506/rata-sin-miedo/ caricatura explicativa sobre la toxoplasmosis y la rata.

Publicado en Ciencia y Tecnología

La apruebe uno o no, la “noche de brujas” se ha impuesto en Chile. No sé si nuestros hermanos peruanos y bolivianos han adoptado esta lejana y extraña tradición, pero por lo menos por acá ya se instaló.

Entonces, si el tema es el terror, les comparto algo que realmente nos debería dar miedo: “El mal” dentro de nosotros. Una de las películas más terroríficas que he visto es “Antichrist” (2009) de Lars von Trier (que no trata del anticristo, ni es una película clásica de terror, no la veas si no te gusta el cine arte y las cosas raras) que justamente habla de eso: De aquel lado oscuro nuestro al que todos tememos.

Bueno, aquí 5 experimentos que han sacado a la luz parte de “el mal”.

5 experimentos clásicos sobre el mal que aún siguen inquietándonos

Por: Jaime Rubio Hancock

La mayor parte de la gente es buena la mayor parte del tiempo. Sin embargo, en las circunstancias adecuadas, podemos ser egoístas, despóticos y crueles. Y tal y como pusieron de manifiesto experimentos clásicos de las ciencias sociales como los que citamos a continuación, estas circunstancias no están tan lejos.

 

1. Milgram: obedecemos la autoridad ciegamente

 

En 1961, el psicólogo de la Universidad de Yale Stangley Milgram estaba perplejo por el juicio en Israel a Adolf Eichmann, uno de los principales organizadores del Holocausto. Eichmann intentaba escudarse en que obedecía órdenes, al igual que los nazis juzgados en Nuremberg.

 

Milgram quiso poner a prueba hasta dónde obedecemos las órdenes sin llegar a plantearnos estas instrucciones y diseñó un experimento en el que los participantes tenían que apretar un botón que provocaba una descarga eléctrica cada vez que otro participante fallaba una pregunta. Además, la intensidad de esta descarga se incrementaba con cada error. Lo que no sabía quien apretaba el botón es que quien recibía las descargas en realidad estaba actuando y no sufría dolor ninguno.

 

A pesar de que quien recibía las descargas gritaba cada vez más, el 65% de los participantes llegaba a infligir el dolor máximo y sólo el 35% paró antes de llegar a este nivel. Muchos seguían a pesar de mostrarse nerviosos, agitados e incluso enfadados, obedeciendo a un experimentador que les pedía que siguieran, con frases como “por favor, continúe” e incluso “no tiene otra opción, debe continuar”.

 

Según Milgram, el estudio muestra cómo “personas comunes, que simplemente hacen su trabajo y sin ninguna hostilidad por su parte, pueden formar parte de un proceso destructivo terrible”, al no disponer de “los recursos necesarios para resistir la autoridad”.

 

En 1966, el psiquiatra Charles K. Holfing terminó de poner los pelos de punta al mundo cuando en su célebre experimento del hospital médicos desconocidos pidieron a enfermeras que administraran dosis peligrosas de un medicamento ficticio a sus pacientes. Aun sabiendo que su actuación podía ser letal, 21 de las 22 enfermeras habrían obedecido órdenes.

 

2. La Ola: el fascismo no nos parece tan malo, una vez dentro

 

En 1967, Ron Jones, profesor del instituto Cubberley de Palo Alto (California), se vio incapaz de explicar a sus alumnos cómo fue posible que los ciudadanos alemanes aseguraran haber ignorado el exterminio de la población judía, y decidió que lo mejor era demostrarlo con un experimento: inventó un movimiento llamado “La Tercera Ola. El lema era “Fuerza a través de la disciplina, fuerza a través de la comunidad, fuerza a través de la acción y fuerza a través del orgullo”.

 

Comenzó imponiendo algunas normas sencillas a sus alumnos, como levantarse antes de hacer una pregunta, para ir introduciendo los sucesivos días nuevas nociones de disciplina y comunidad, incluyendo un saludo similar al nazi. A partir del tercer día comenzaron a unirse alumnos de otras clases y el movimiento contaba con emblema y tarjetas identificativas. Es más, los alumnos se espiaban y delataban, e incluso se llegó a intimidar a quienes criticaron el movimiento. Uno de estos alumnos, Mark Hancock, explicó en 2008 al Telegraph que “La Ola era como un estado policial con líderes, seguidores y la resistencia”.

 

Jones, sorprendido (y asustado) por el alcance del experimento, decidió ponerle fin, pero a lo grande. Aprovechando que uno de los chicos le había preguntado si un anuncio de la revista Time en el que salía una ola era algún tipo de mensaje secreto, el profesor explicó a sus alumnos que el movimiento en realidad formaba parte de una iniciativa nacional y que al día siguiente se anunciaría un candidato a la presidencia de Estados Unidos. Los alumnos, entusiasmados, se lo creyeron.

 

El quinto y último día de la Ola, Jones reunió a sus alumnos y les mostró un televisor sin señal, en lugar del esperado discurso, y les reveló que habían formado parte de un experimento sobre cómo el fascismo había creado un sentimiento de superioridad en la sociedad de la Alemania nazi.

 

Algunos de los alumnos se echaron a llorar.

 

3. La cárcel de Stanford: el poder nos corrompe

 

El profesor de psicología Philip Zimbardo diseñó un experimento pensado para investigar las causas de conflicto en cárceles: en 1971 veinticuatro estudiantes fueron divididos aleatoriamente entre prisioneros y guardias en una prisión falsa montada en el sótano de la facultad de psicología de la Universidad de Stanford. Los participantes enseguida perdieron el control, aplicando medidas autoritarias y llegando a la tortura psicológica, siendo todo esto aceptado por muchos de los prisioneros y por el propio Zimbardo. Dos de los encarcelados abandonaron el experimento, que se tuvo que cancelar al cabo de sólo seis días.

 

 

Según Zimbardo, este experimento fallido revela cómo “la naturaleza humana no está bajo el control de lo que nos gusta catalogar como libre albedrío, sino que la mayoría de nosotros puede ser convencido para comportarse de forma completamente diferente a cómo creemos ser”. De hecho, uno de quienes participó como carcelero reconoció las imágenes de las torturas de Abu Ghraib como “familiares”: “Enseguida supe que probablemente sólo eran personas muy normales y no manzanas podridas, tal y como el departamento de defensa intentó presentarlas”.

 

4. Una clase dividida: estamos llenos de prejuicios

 

Muzafer Sherif llevó a cabo un polémico experimento en 1954 con un grupo de adolescentes a los que llevó a un campamento de verano y dividió en dos grupos. Estos grupos sólo entraban en contacto para competir, con lo que se introdujeron tensiones que se solucionaron cuando ambos equipos comenzaron a colaborar en juegos y problemas.

 

Otro experimento similar (y también controvertido) sobre discriminación fue el llevado a cabo por Jane Elliot, quien en 1968 dividió a su clase en un grupo de niños con ojos azules y otro con ojos marrones, explicando que uno era superior, lo que llevó a que los niños mostraran comportamientos incluso crueles. Al cabo de unos días, Elliot intercambió los papeles.Cualquier excusa puede servir para que nos sintamos parte de un grupo y demos preferencia a sus miembros; incluso preferir a Klee sobre Kandinsky puede ser usado para crear identidad de grupo y mirar con desprecio a los que se cree que prefieren al otro pintor.

 

 

No somos inmunes a los prejuicios que existen en la sociedad, ni aunque formemos parte del grupo discriminado. En 1939, Kenneth Clark y Mamie Clark mostraron una muñeca negra y otra blanca a niños negros de 6 a 9 años, haciéndoles una serie de preguntas, como con cuál querían jugar, cuál era la más bonita, cuál era la que tenía peor aspecto, y terminando con un “dame la muñeca que más se te parezca”.

 

La mayoría prefería jugar con la muñeca blanca, a la que se le atribuían los rasgos positivos. Y el 44% decía que la que más se le parecía era la blanca. (La cadena de televisión estadounidense ABC replicó el experimento recientemente, con resultados que muestran que la situación desde entonces ha mejorado, pero sólo en parte).

 

5. El efecto espectador: no ayudamos si lo podemos evitar

 

Kitty Genovese murió asesinada el 13 de marzo de 1964, a pesar de que 37 vecinos presenciaron los hechos sin hacer nada al respecto (si bien es cierto que en este caso hay muchos matices). Intrigados por el suceso, John Darley y Bibb Latané desarrollaron una serie de experimentos en 1968 con el objetivo de averiguar por qué pasó algo así y si podría volver a pasar.

 

En uno de ellos, el participante hablaba con otra persona utilizando un intercomunicador, al estar en habitaciones separadas (la excusa era que iban a hablar de temas personales). Durante la conversación, la otra persona simulaba un ataque epiléptico, que podía oírse claramente. El 85% de los participantes dejaba la habitación e iba a buscar ayuda. Pero cuando el experimento se organizaba de modo que los participantes creían que había otras cuatro personas con él, sólo se levantaba el 31%.

 

El estudio confirmaba que la responsabilidad se diluye cuando hay más testigos de cualquier hecho y tenemos que superar la tendencia a pensar “ya se encargará otro” o, simplemente, “si nadie hace nada, no será tan grave”.

 

 

Epílogo: Y además, los científicos también pueden ser horribles

 

Muchos de los estudios citados no se podrían repetir hoy en día por cuestiones éticas, sobre todo en lo que se refiere al consentimiento informado y al hecho de que en muchos casos se engañó a los participantes. Un caso de experimentador que se excedió en este sentido fue Wendell Johnson en un experimento que hoy en día se recuerda con el nombre nada sutil de “El Estudio Monstruo” (sólo falta acompañarlo de truenos y relámpagos).

 

Lo curioso es que las conclusiones de este trabajo apuestan por la bondad (el refuerzo o consecuencias positivas funciona mejor para el aprendizaje que el castigo o consecuencias negativas), pero su forma de probarlo fue, digamos, algo excesiva: escogió a 22 huérfanos, 10 de ellos tartamudos. A la mitad del grupo le enseñó a superar la tartamudez con refuerzo positivo (ánimos, elogios y aplausos) mientras que la otra mitad sufrió consecuencias negativas (recriminaciones y castigos, además de que los profesores dijeran a todos los niños que tartamudeaban, lo hicieran o no).

 

Ninguno de los niños que no tartamudeaba llegó a mostrar este rasgo al final del estudio, que duró seis meses, pero sí que desarrollaron problemas de autoestima. De hecho, seis de ellos recibieron una indemnización de casi un millón de dólares en 2007 por parte de la Universidad de Iowa.

 

Fuente (Ahí están todos los enlaces de referencia): 

http://blogs.elpais.com/verne/2014/10/experimentos-clasicos-mal.html

Publicado en Psicología :: Arica

Para quienes siguen creyendo que la conexión entre la Psicología y Medicina está muy lejos o sólo la ven en relación a asignaturas como Procesos Cognitivos o más medicamente en Psiquiatría (y en su lado de anti-psiquiatría)...bueno, aquí un claro ejemplo que esta relación cuando es aprovechada y cuidada puede rendir tremendo frutos (no sólo por el premio mismo, sobre todo por el descubrimiento realizado).

 

El británico-estadounidense John O'Keefe, por un lado, y el matrimonio noruego compuesto por May-Britt Moser y Edvard I. Moser, por otro, han sido galardonados este lunes “por sus descubrimientos de células que constituyen un sistema de posicionamiento en el cerebro”, según ha anunciado la Asamblea Nobel del Instituto Karokinska en Estocolmo.

Los galardonados –ha resaltado el Instituto Karolinska– han descubierto un “GPS interno” en el cerebro que permite a las personas orientarse en el espacio y saber en todo momento dónde se encuentran.

En 2005, el matrimonio Moser, el quinto en ser galardonado con un premio Nobel, descubrió otro componente clave del sistema de posicionamiento del cerebro tras identificar otro tipo de célula nerviosa, que bautizaron como “célula cuadrícula”, que genera un sistema de coordenadas y permite el posicionamiento preciso.

Su investigación posterior, según ha explicado el Instituto Karolinska, mostró cómo las células de lugar y las células cuadrícula permiten determinar la posición y navegar a las personas. “Los descubrimientos de John O'Keefe, May-Britt Moser y Edvard Moser han resuelto un problema que ha ocupado a filósofos y científicos durante siglos: ¿cómo crea el cerebro un mapa del espacio que nos rodea y cómo podemos abrirnos camino en un entorno complejo?”, ha destacado el Instituto Karolinska, subrayando que “el sentido del lugar y la capacidad de movernos son fundamentales para nuestra existencia”.

Los galardonados

John O'Keefe nació en 1939 en Nueva York y tiene doble nacionalidad estadounidense y británica. Es Doctor en Psicología Fisiológica por la Universidad McGill de Canadá desde 1967, tras lo cual se trasladó a Inglaterra para un posdoctorado en el University College de Londres.

En 1987, fue nombrado profesor de Neurociencia Cognitiva de esta Universidad y, en la actualidad, es director del Centro de Bienvenida Sainsbury en Circuitos Neuronales y de Conducta en este centro.

Por su parte, May-Britt Moser, la undécima mujer galardonada con el Nobel de Medicina, nació en la ciudad sueca de Fosnavag en 1963. Estudió Psicología en la Universidad de Oslo con su futuro marido y se doctoró en Neuropsicología en 1995.

Ha trabajado en la Universidad de Edimburgo y en el University College de Londres, antes de trasladarse en 1996 a la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología en Trondheim. Aquí fue nombrada profesora de Neurociencia en 2000 y actualmente es directora del Centro de Computación Neuronal en Trondheim.

Su marido, Edvard I. Moser, nació en 1962 en  la ciudad noruega de Alesund. Es Doctor en Neurofisiología por la Universidad de Oslo desde 1995 y estuvo junto con su mujer en la Universidad de Edimburgo y como científico visitante en el laboratorio de John O'Keefe en Londres. En 1996 se trasladó igualmente a la Universidad de Trondheim, de la que fue nombrado profesor en 1998. En la actualidad, es director del Instituto Kavli para los Sistemas de Neurociencia en Trondheim.

 

fuente: redaccionmedica

Publicado en Psicología :: Arica

Comunidad,

Vivimos en un mundo donde las publicaciones científicas no sólo son bien vistas, sino que además, muchas veces solicitadas y premiadas. Pues bien, el siguiente artículo nos muestra otra visión acerca de las publicaciones científicas, que sin duda será interesante de leer y profundizar.

 

Randy Schekman, un biólogo de EE.UU. galardonado este martes con el Premio Nobel de Medicina, aseguró que su laboratorio ya no enviará más trabajos de investigación a "las revistas de primer nivel", como 'Nature', 'Cell' o 'Science'

El premio Nobel ha publicado en las grandes revistas, incluso documentos que lo han llevado a ganar un Premio Nobel. Pero eso se acabó", declaró Schekman al diario 'The Guardian'.

"Al igual que Wall Street tiene que romper el dominio de la cultura de los bonos, la ciencia debe romper la tiranía de las revistas de lujo", agregó.

Schekman, quien recibió el premio conjuntamente con los científicos James E. Rothman y Thomas C. Südhof, señaló asimismo que la presión existente por publicar en revistas 'de lujo' anima a los investigadores a buscar campos de moda en la ciencia en vez de realizar trabajos de investigación sobre temas realmente importantes.

En opinión del investigador, el problema se ve agravado por los editores, que no son científicos, y que favorecen la realización de estudios que puedan tener un gran impacto en términos de lectores. Schekman critica a 'Nature', 'Cell' y 'Science' por restringir artificialmente el número de trabajos que aceptan, una política que, dice, alimenta la demanda "de la misma manera que los diseñadores de moda que crean bolsos de edición limitada".

Asimismo, el biólogo arremetió contra una práctica generalizada llamada 'factor de impacto', utilizada por muchas revistas de 'primer nivel' para aumentar las ventas. El factor de impacto de una revista mide la frecuencia con la que se citan sus trabajos, y se utiliza como indicador de calidad.

Sin embargo, para Schekman esta práctica supone para la ciencia una "influencia tóxica" que "introduce una distorsión", ya que: "Un estudio puede ser muy citado porque es riguroso o simplemente porque es llamativo o provocativo, aunque sea incorrecto".


Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ ; Foto: Agencia AP

Las clásicas estatuas griegas que hemos visto desde la infancia y que han sido fuente de inspiración para muchos artistas esconden un horrible secreto: Estaban horriblemente pintadas.

Gracias a nuevas técnicas de aplicación de luz ultravioleta se ha podido descubrir los verdaderos colores con que fueron cubiertas estas obras de arte en su momento, y el resultado es -a lo menos- chocante.

Los invito a mirar y a sacar sus propias conclusiones.

Saludos,

J. Cristóbal Juffe V.

 

May 13_049

 

May 13_050

 

May 13_051

 

May 13_052

 

May 13_053

 

Fuentes:

Gizmodo

Smithsonianmag

Publicado en Ciencia y Tecnología

Comunidad en Arica,

 

Un buen panoráma en vacaciones para todos(as) quienes están ligados a las Ciencias Sociales.

A quien le interese asistir al Simposio, toda la info en la imagen, y si no la logran ver con total claridad, está en descarga.

 

saludos!

Publicado en ARICA

La belleza de una supernova es imperceptible al ojo humano, pero el trabajo del fotoastrónomo puertorriqueño José Francisco Salgado no sólo acerca el cosmos, sino que lo convierte en una sinfonía que atrapa al espectador en nombre de la ciencia.

Salgado, astrónomo de profesión y entusiasta de las artes visuales, ha creado una serie de videomontajes, fotografías y películas sinfónicas con las que recorre Estados Unidos, Europa y América Latina "con la misión de comunicar ciencia a través del arte". "El objetivo es despertar un interés para que (los asistentes) aprendan más sobre ciencia por sí mismos, que tomen un libro de ciencia cuando vuelvan a casa, que visiten el museo que tengan en su cuidad..."

 

 

¿QUÉ TE PARECE?

 

Fuente: Agenciasinc

Publicado en Ciencia y Tecnología

Usuarios Online

  • No one available at the moment.